viernes, 10 de enero de 2014

Iglesias de Almonaster la real



                                                  La iglesia de San Martín

La iglesia de San Martín Pudo comenzar a construirse a principios del siglo XIV, es gotico-mudejar, se compone de tres naves, separadas por arcos apuntados y peraltados, sobre pilares cruciformes, con crucero asimétrico y ábside poligonal. El templo está cubierto por una bóveda de cañón apuntado y esquifada en el ábside, mientras que las cabeceras de las laterales son vaídas. A los pies del edificio se sitúa el coro, que presenta unos merlones en el antepecho, curvilíneos unos, escalonados otros, con azulejos. La torre, a los pies del último tramo de la derecha, está construida a base de mampostería y ladrillo.
 según el esquema mudéjar. El ábside, donde se aloja el presbiterio, y los primeros tramos de pilares pertenecerían a esta época.
Posteriormente, a lo largo del S. XV, se fue completando con una serie de obras, bien encajadas en las anteriores, entre las que destacaría la Puerta del Evangelio, hoy cegada, y de la Epístola encuadrada en estribos y alfiz, así como un retablillo exterior de fino corte gótico mudéjar.
En el primer tercio del S. XVI se construyen el coro, la torre y la Puerta del Perdón, elemento este último de evidente singularidad estilística en la arquitectura religiosa de toda la zona.
La Portada es una magnífica muestra del estilo manuelino portugués, característico de las iglesias rurales del Alentejo.
Debió levantarse hacia 1.530, pues el escudo que la corona, según el profesor Pérez Embid, perteneció al Cardenal Don Alonso Manrique de Lara, Arzobispo de la Sede hispalense desde 1524 hasta 1538. Está construida con piedra caliza del lugar . Un gran arco enmarcado en sendos pináculos, cobija otro arco conopial que da entrada al templo. Resaltan su diseño y decoración central con temática asociada tanto al manuelino como al gótico vegetación tropical, motivos marinos: animales en lucha, seres antropomorfos, , etc.

A comienzos del XVII se construye la pequeña portada manierista que da acceso a la sacristía y en esa misma centuria , el actual Sagrario.
El terremoto de 1.755 afectó notablemente al edificio que fue restaurado por el arquitecto Pedro de Silva.














   
                                                 Emita del Señor

Este pequeño humilladero del Señor — Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia - cuya imagen cumplía el papel de ‘Cristo del Buen Viaje”, se sitúa a la salida de la población, junto al antiguo camino de Cortegana.
 De planta rectangular. consta de una nave formada por dos tramos de bóveda vaída y una pequeña sacristía cubierta por una pareja de bovedillas de arista.

 El edificio, muy sencillo, de tejado a dos aguas, evidencia dos etapas constructivas: la más antigua, que correspondería a la nave y al retablo, detallesentre 1.640 y 1.684; y la obra de la sacristía, posterior a ese momento. La parte más reciente es el hastial. Incluye una espadaña del XIX.










                          
                                       Capilla de la Santísima Trinidad
 La Ermita de la Trinidad (S. XVIII) se encuentra en el centro urbano de la localidad de Almonaster la Real, en la plaza, a pocos metros del Ayuntamiento.
Es un pequeño edificio barroco de finales del XVIII, de planta irregular.
En una sola nave aparecen, la sacristía, de planta cuadrada, cubierta con bóvedas de arista y el presbiterio, de planta trapecial y cerrado por un cañón longitudinal con lunetos. Un pequeño pulpito y un coro elevado completan la capilla. En el exterior, destaca la portada, la cornisa de la que arranca el pretil de la cubierta y que corona todo el edificio y la espadaña.
La espadaña de la Ermita de la Trinidad, de dos cuerpos de la misma composición, aparece decorada por pilastras toscana, arquillos de medio punto y sobre ellos una cornisa, dórica en el primero y toscana en el segundo. La coronan una veleta y cuatro remates cerámicos.























                                                Ermita de Santa Eulalia

El yacimiento romano de Santa Eulalia se encuentra en el término municipal de Almonaster la Real (Huelva), exactamente a 3 kms al nordeste de la aldea de El Patrás y a unos 20 kms de Almonaster, muy cerca del punto donde se reúnen los ríos Odiel y Zancolín. Se cataloga como hábitat altoimperial (s.s. I-II d.c.) dedicado, sobre todo, a actividades relacionadas con la fundición de minerales. Lamentablemente el yacimiento no está excavado sistemáticamente, pero los restos encontrados (construcciones, escorias, lapidas, cerámicas, enterramientos, útiles...), un par de prospecciones realizadas en el año 1992 y los análisis de superficie corroboran dicha datación. Entre esos restos el que más destaca es la torre funeraria que ocupa el espacio del ábside de la Ermita de Santa Eulalia. Para la mayoría de los investigadores este edificio romano es una torre funeraria, siendo muy pocos los que ven en él los restos de un antiguo templo.

Esta ermita medieval se describe como una obra gótica, fechable a finales del s. XV o principios XVI.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada